‘Ankur’, educación y transporte escolar para las niñas de las chabolas de Mumbai, India – Premios Solidarios del Seguro 2018

‘Ankur’, educación y transporte escolar para las niñas de las chabolas de Mumbai, India

Inicio / Proyectos para la Infancia y Juventud / ‘Ankur’, educación y transporte escolar para las niñas de las chabolas de Mumbai, India

ASOCIACIÓN VITA MUNDI

Ankur es un hogar de acogida situado barrio Mira Road, adjunto a la gran ciudad de Mombai (India) que atiende a 200 niñas de la calle, o traídas por la policía, y de los slums de la ciudad. El centro tiene como objetivo la atención al desarrollo integral de estas niñas. En él, sólo se admiten niñas y reciben una educación de calidad y atención médica y nutritiva, con la finalidad de ofrecerles un presente lo más feliz posible y un futuro digno.

Las niñas asisten en varios turnos a clases diarias en el Colegio Santa Ana de Borivli, un barrio vecino a Mira Road. El desplazamiento lo realizan en el Autobús Star Tata. Gracias a este transporte escolar, podemos facilitar la asistencia a clase de las 200 niñas en situación marginal (entre 2 y 16 años, sin distinción de religión, casta, comunidad o color) a un buen colegio cada día, donde se preparan para un futuro digno y esperanzador. Allí, se integran con otros 4.000 niños de familias de clase medio-alta, donde además de sus estudios adquieren valores de relación, diálogo, solidaridad, responsabilidad… El colegio imparte sus clases en turno doble desde las 7:30 de la mañana y hasta las 17:30 en dos idiomas, el hindi y el inglés.

Pedimos vuestra colaboración para la financiación de los gastos del transporte escolar entre el Hogar Ankur y el Colegio Santa Ana de Borivli. La distancia entre los dos barrios es de 10 quilómetros.

¿POR QUÉ PARTICIPAR?
Hay que educar a las niñas porque es un derecho humano. También porque las mujeres con formación tienen menos posibilidades de que las opriman o las exploten y más posibilidades de participar en los procesos políticos.
La India es uno de los países cuyo Gobierno ha ratificado la Convención sobre los Derechos del Nino y, por lo tanto, sus derechos afirman que “tienen que recibir educación, que será gratuita y obligatoria… Deberá disfrutar de juegos y recreaciones.” Y es posible hacerlo manteniendo centros como Ankur.

Antes de ser acogidas en el centro, muchas de ellas han trabajado como sirvientas de familias acomodadas, sirvientas que comenzaron su jornada laboral a los seis años. Otra gran mayoría trabajaba en la calle, escalando montones humeantes de basura para recoger algo reciclable y poder vender. Un trabajo que atrae el desprecio sobre quien lo realiza. Otras transportaban mercancías que ellas ayudaban a empujar. Y también están las que fueron “pequeñas albañiles“ y subían y bajaban andamios de canas con su carga de ladrillos y cemento, duro trabajo en los hombros de frágiles chiquillas.

En Ankur las niñas viven felices, tienen sus necesidades cubiertas, se les atiende medicamente, se les da clases particulares con atención personal para que les vaya bien en el colegio, participan en muchas actividades extraescolares como cualquier niña de clase media. Visten, calzan, se divierten como el resto de los niños en familias estables económicamente.
Van al Colegio de Sta. Ana y todas ellas consiguen buenos resultados. Cuando terminan el Bachillerato, se les ayuda según sus aptitudes a que hagan alguna carrera o se les prepare para un buen oficio, así el día de mañana será luminoso para ellas.

LA CONTRAPARTE
El Hogar Ankur está dirigido por las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, Congregación nacida en Zaragoza y que llevan 66 años trabajando en la India en todo tipo de actividades escuelas, hospitales, dispensarios, leproserías, casas de personas mayores, rehabilitación de jóvenes, hogares de infancia marginada, residencias para estudiantes, centros de personas con discapacidad, etc.

Sobre nuestra actividad

La Asociación Vita Mundi, declarada de Utilidad Pública, es una ONG de desarrollo que coordina acciones puntuales y proyectos a largo plazo en diferentes países con bajo nivel de desarrollo económico. Tenemos como fines la realización de acciones de cooperación, la promoción de los derechos humanos y la creación de redes de solidaridad y ayuda en cualquier punto del mundo donde sea necesario. Estamos comprometido con países de 4 continentes: Guatemala, India, Ghana y España.

Fomentamos el empoderamiento de las personas más vulnerables, especialmente de las mujeres y niñas. Nuestros ejes de trabajo son la EDUCACIÓN, la SALUD y la ALIMENTACIÓN.

Basamos nuestras actividades de solidaridad en los siguientes valores:

– La HUMILDAD: Las vivencias, conocimientos y experiencias de las personas locales son esenciales y nosotros nos adaptamos a su situación, no al revés.
– El COMPROMISO: Con las personas beneficiarias de los proyectos y con la sociedad.