MovingArtists – Premios Solidarios del Seguro 2018

MovingArtists

Inicio / Otros proyectos / MovingArtists

MovingArtists 

“El arte para cambiar el mundo” Este es nuestro lema. Y sabemos por qué lo decimos. En el año 2008, Ixone Sádaba (artista internacional) gracias a la Fundación Delfina Entrecanales visitó por primera vez Irak, mientras cursaba una residencia artística en Londres. Para Ixone esa experiencia una influencia determinante: le hizo salir de su zona de confort y conocer y aprender como es la vida otras zonas del mundo, algo realmente importante para un artista. Desde entonces no ha parado de visitar otros lugares, y de conocer otros contextos artísticos (Irak, Afganistan, Haiti, Venezuela…).
Hoy, por desgracia, el mundo se esta dividiendo en dos. Y esta dinámica no parece que vaya a cambiar. El arte es una forma muy sencilla de acercamiento y un sistema de comunicación universal. Por esta razón, MovingArtists desarrolla programas que facilitan la movilidad de artistas en una y otra dirección.
De alguna manera, desde MovingArtists queremos que otros artistas europeos tengan la oportunidad que tuvo Ixone de ir mas allá de los prejuicios y poder conocer el mundo real, conectar con otros artistas, aprender y recibir influencias. Y está muy presente la idea de que los artistas que están en zonas de tanta presión pudieran salir temporalmente y respirar en zonas seguras.

Nuestra organización tiene por objeto apoyar la práctica artística contemporánea en situaciones de conflicto y zonas aisladas. Hay otras organizaciones dedicadas a la protección del legado artístico, pero no de los agentes que lo producen. Desde Moving Artists creemos que la practica artística contemporánea en zonas de conflicto es patrimonio inmaterial a proteger. Para ello llevamos a cabo diferentes acciones, como por ejemplo, residencias o workshops, todas destinadas a poner en relación las comunidades artísticas de países en conflicto o post conflicto con zonas seguras (donde la práctica artística no esté en riesgo).

Un caso paradigmático es Afganistán, uno de nuestros lugares de trabajo, donde los artistas jóvenes trabajan sin referentes, puesto que todo patrimonio fue destruido por los Talibanes. En Afganistán la inestabilidad del país bloquea su acceso a referencias artísticas contemporáneas, (exposiciones, conversaciones, crítica, etc…), y la presencia de arte internacional es escasa sino inexistente. Los artistas afganos se quejan de falta de interlocución y de no poder cumplir criterios internacionales de calidad.

En el 2018, gracias al apoyo del Gobierno Vasco, la diputación Foral de Bizkaia, Ayuntamiento de Bilbao y Bilbao Arte, dos artistas kurdos disfrutaron de una residencia en España (Bilbao) durante 6 semanas. La fuerte repercusión que tuvo ha hecho que el programa se extienda a el resto de Irak, Afganistán y varios países del entorno.

Algunas de las características que nos hace muy diferentes es que:
Trabajamos sobre el terreno. Y no es fácil. Hablamos de países como Irak o Afganistán.
Nos centramos exclusivamente en la práctica artística contemporánea.
En nuestros programas se producen interacciones (que pueden ser diferentes) en dos lugares: en países con una práctica en riesgo y en los países seguros, de manera que no haya un “Otro”, sino siempre una colaboración.
No hay dos proyectos iguales; es decir, adaptamos nuestros programas al peculiar contexto de cada país cuya práctica está en riesgo.

Nuestra ambición es crear experiencias memorables para los artistas, espacios vibrantes para la producción artística y para la colaboración e interacción mutua entre los artistas de estos países y comunidades artísticas externas. En definitiva, establecer puentes entre artistas que de otra manera serían imposibles.

Algunas apariciones de MovingArtists en la prensa:
– Entrevista cadena ser nacional: La Ventana, con Francino (23/02/2018)
http://play.cadenaser.com/audio/cadenaser_laventana_20180223_160000_170000
– Entrevista cadena ser Bilbao 6 de Marzo
http://play.cadenaser.com/audio/006RD010000000301927/?ssm=tw
· El país edición digital 13 de Marzo
https://elpais.com/cultura/2018/03/12/actualidad/1520869629_107134.html

Sobre nuestra actividad

Moving Artists (MA) es una organización independiente sin ánimo de lucro, con sede en Bilbao, España. Trabajando en la intersección de los derechos humanos y las artes, MA se dedica a facilitar la movilidad y el intercambio cultural entre países que, por cualquier motivo, tienen acceso restringido entre sí. En particular, MA busca habilitar el movimiento y el intercambio transnacional para los profesionales del arte cuyo trabajo se ve amenazado por situaciones de conflicto, crisis, inestabilidad o censura.

Los conflictos de guerra prolongados y las crisis humanitarias a menudo conducen a fronteras cerradas y al aislamiento cultural, condicionando así la producción cultural dentro de las regiones afectadas y distorsionando las percepciones culturales en el exterior. Al abrir canales continuos de movimiento e interacción mutua entre artistas amenazados y comunidades artísticas externas, MA busca crear nuevos y vibrantes espacios para la producción artística, espacios de curiosidad, colaboración y significado empoderado.

Las principales iniciativas de MA son los programas de residencia a corto plazo en España, en los que artistas seleccionados de países culturalmente aislados reciben apoyo logístico, conceptual y financiero para avanzar en la producción de nuevas obras artísticas. A través de alianzas con diversas instituciones culturales, como la Diputación Foral de Bizkaia, la Fundación BilbaoArte y la Universidad del País Vasco, se anima a los residentes de MA a colaborar con las comunidades locales, y se les da plataformas para compartir y difundir su trabajo.

Más allá de nuestros programas actuales de residencia, MA continuamente busca nuevas formas de alentar el movimiento de profesionales del arte a través de las fronteras políticas e ideológicas, tanto desde un escenario de conflicto como posconflicto. En nuestra comunidad global cada vez más compleja, la protección y el intercambio recíproco del patrimonio de las artes vivientes no solo es fundamental para la diplomacia, sino que es esencial para la resiliencia.