Musicoterapia en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátrica: Al ritmo del corazón – Premios Solidarios del Seguro 2018

Musicoterapia en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátrica: Al ritmo del corazón

Inicio / Proyectos para la Infancia y Juventud / Musicoterapia en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátrica: Al ritmo del corazón

FUNDACIÓN MENUDOS CORAZONES

La música influye positivamente en los menores hospitalizados en Unidades Cuidados Intensivos Pediátricos. Este tipo de terapia tiene como OBJETIVOS abrir canales de comunicación, a veces no verbales, entre el paciente y el terapeuta, que permiten ayudar al menor afectado en su desarrollo personal y contribuyen a prevenir y/o solucionar los trastornos propios del aislamiento que producen los largos períodos de hospitalización. La musicoterapia, ayuda a que los niños exterioricen sus inquietudes, superen sus miedos y estimula su creatividad, además de contribuir a formar una actitud más receptiva al tratamiento, lo cual favorece la adaptabilidad de los menores al entorno hospitalario y se traduce en mejora de la calidad de vida del paciente. Con las sesiones se ofrecen herramientas de comunicación tanto para la familia como para el personal sanitario.

ÁMBITO DE ACTUACIÓN. UCIP del Hospital Gregorio Marañón de Madrid un día a la semana durante 2 horas.

BENEFICIARIOS: Los beneficiarios directos son los niños y jóvenes ingresados y los miembros de la familia que los acompañan. En 2017 los beneficiarios ascendieron a 124 menores y 248 familiares acompañantes.
Como beneficiarios indirectos tenemos al personal sanitario que los atiende ya que esta terapia les permite realizar sus actividades de cuidado en ambiente más relajado y agradable que facilita su labor y que repercute en mejores resultados de recuperación.

RECURSOS. Un musicoterapeuta, responsable de realizar las sesiones de musicoterapia con los pacientes. Los recursos con los que trabaja son el cuerpo y la voz del menor, la voz de los familiares y del musicoterapeuta, instrumentos musicales y música grabada.

METODOLOGÍA. El musicoterapeuta se reúne con la psicóloga y la educadora de Menudos Corazones que previamente ha hablado con el personal sanitario para valorar la situación actual del día: qué pacientes están hospitalizados en UCIP, quiénes han pasado ya a planta, qué niños y/o familias pueden participar de una sesión de musicoterapia, cuáles son las prioridades de intervención según la situación clínica y emocional de los pacientes. En ocasiones, es el propio personal de UCIP quien indica claramente con qué pacientes es importante trabajar, bien porque son niños solos, bien porque son familias que atraviesan un estado de angustia bastante acuciado. En otras, la solicitud viene determinada por la necesidad de relajar al paciente para la realización de intervenciones o curas de manera más fácil y confortable para todos.
Testimonio de la musicoterapeuta … “El menor G”. había ingresado en el hospital para una cirugía cardiaca programada. Tras la cirugía estuvo un tiempo en la UCIP, en el que tuvimos varias sesiones que nos sirvieron para conocernos y divertirnos con la música. Tras unas semanas, “G” estaba bastante enfadado porque se quería ir a su casa. Los padres no encontraban nada que le sacara del enfado. Le propusimos hacer música para ver si de esa manera conseguía superar el enfado, le invitamos ha hacer una canción que hablase de él, de lo que le gustaba y de lo que no, lo que le cansaba y enfadaba en el hospital……al final resultó que compuso y cantamos su RAP.

Sobre nuestra actividad

La Fundación Menudos Corazones es una entidad sin ánimo de lucro cuya finalidad es llevar a cabo los programas y actividades necesarios para mejorar la calidad de vida de los niños y jóvenes con cardiopatías congénitas y de sus familias sin distinción de raza, género, situación económica, creencias o nacionalidad, porque todo núcleo familiar queda afectado por la enfermedad y la hospitalización. Además, apuesta por la humanización en la atención y en los espacios de intervención hospitalaria, mejorando la capacidad de adaptación de los afectados e influyendo positivamente en la relación de los pacientes pediátricos y de sus familiares con el personal sanitario. Para ello divide sus líneas de actuación en diferentes áreas para: 1) informar y orientar a los afectados por una cardiopatía congénita y a sus familias, 2) apoyar y favorecer la normalización de la vida de las personas con cardiopatías congénitas a lo largo de sus diferentes etapas, 3) proporcionar los equipos profesionales (médicos y personal sanitario, psicólogos, fisioterapeutas, logopedas…) necesarios en cada momento, y que éstos dispongan de los medios técnicos y materiales adecuados, 4) proporcionar un respaldo socioeconómico adecuado a las familias que deben desplazarse de su lugar de residencia para que sus hijos sean intervenidos, 5) velar por el cumplimiento de los derechos de los menores hospitalizados y 6) sensibilizar a la sociedad sobre la problemática de las cardiopatías congénitas.