Piso tutelado para familias monomarentales en riesgo de exclusión – Premios Solidarios del Seguro 2018

Piso tutelado para familias monomarentales en riesgo de exclusión

Inicio / Proyectos Sociales / Piso tutelado para familias monomarentales en riesgo de exclusión

FUNDACIÓN TERESA GALLIFA

Una de las principales finalidades que persigue la Fundación Teresa Gallifa es el apoyo a mujeres embarazadas o con hijos/as que sufren situaciones de marginación y exclusión social, así como el apoyo al Programa Materno Hogar Santa Isabel – Residencia Madre Teresa, que atiende a mujeres embarazadas en riesgo social y madres con hijos/as menores de 3 años en la calle Llobet y Vall-Llosera, 14-18 de Barcelona.

Una vez a sus hijos e hijas cumplen los 3 años, continúan necesitando un hogar donde vivir. Es por este motivo que hemos creado este proyecto para ofrecer un espacio físico habitable, donde puedan convivir 2 mujeres monomarentales, junto con sus hijos/as durante un periodo máximo de 18 meses. Se trata de una ayuda que hace de puente entre el Hogar Santa Isabel y su plena autonomía.

La vivienda se encuentra en la calle Niza, 21-23 de Barcelona. Está en el barrio del Guinardó ya que una de las prioridades del proyecto era la proximidad con el Hogar Santa Isabel-Residencia Madre Teresa, ya que muchas de las familias provienen de este hogar y ya están arraigadas en el barrio. Un cambio de localización les podría sumar un inconveniente más a su difícil situación.

El piso cuenta con 3 habitaciones, pero debido a sus dimensiones, sólo se pueden instalar dos familias.

La vivienda se encuentra en régimen de alquiler, con la Fundación Privada Teresa Gallifa como entidad arrendataria desde noviembre de 2017, y responsable de la gestión del apoyo multidisciplinar. El coste del alquiler del asume la Fundación, aunque las madres se comprometen a aportar un 10% del alquiler y la mitad de los gastos de los suministros, ya que la voluntad es que vayan adquiriendo responsabilidades para cuando no reciban el apoyo de la fundación. En caso de que la familia no disponga de los recursos para poder hacer frente a estos gastos, la Fundación y los Servicios Sociales acordarán cómo hacer esta aportación.

Además de ofrecer la vivienda, las madres reciben un acompañamiento para su plena autonomía. En el inicio de la incorporación de cada madre en la vivienda tutelada se realiza un Plan de Empoderamiento Individualizado (PEI) en el que se acuerdan unos objetivos personalizados y adecuados a su situación personal, familiar, social y laboral. Estos objetivos se van revisando y modificando en caso de que fuera necesario, periódicamente y, como mínimo cada seis meses, para asegurar la eficacia y la eficiencia de los recursos aportados.

Dentro del Plan de Empoderamiento Individualizado incluye la formación y herramientas específicas que busquen mejorar la preparación de las madres para afrontar su vida autónoma, como por ejemplo:
– Conocimiento de los recursos comunitarios que tienen a su alcance.
– Conocimiento relativo a la maternidad (asesoramiento en cuestiones relativas a la crianza, crianza positiva, establecimiento de pautas familiares, etc.).
– Conocimientos complementarios como primeros auxilios, etc.
– Conocimientos formativos y de comunicación (aprender el idioma, cursos de formación para la inserción laboral dentro de sus intereses, etc.)
– Otros conocimientos o actividades que puedan resolver necesidades detectadas.

Este acompañamiento es realizado por una Trabajadora Social, en coordinación con una Psicóloga. El equipo de apoyo coordina esta formación, y posteriormente realiza o busca el profesional adecuado para realizar esta formación. También es el responsable de velar porque estas actividades sean adecuadas a las necesidades manifestadas por las madres y para que éstas asistan y las cumplan, de acuerdo con el PEI de cada una.
Además del trabajo conjunto entre las profesionales de la Fundación, se coordinan con el referente de Servicios Sociales que supervise la familia.


Sobre nuestra actividad

La Fundación Teresa Gallifa se creó en Barcelona el 29 de mayo de 1999 por iniciativa de la Congregación Religiosa de las Siervas de la Pasión, dedicada desde 1886 a acoger a mujeres embarazadas en situación de riesgo social y, posteriormente, también a su hijo/a.

Los años de máxima actividad de la Fundación fueron entre 2001 y 2014, a través de un convenio con el Instituto Catalán de Acogida y Adopción de la Generalitat de Catalunya, realizando la valoración psicosocial de familias solicitantes. Pero acabado el convenio, el Patronato de la Fundación decidió a finales de 2016 impulsar nuevos para la inclusión social de las mujeres embarazadas y madres solas para que puedan disfrutar de la maternidad con el apoyo que necesitan.