Envejecer en compañía es vivir mejor

El proyecto que les presentamos, nace para dignificar el envejecimiento de las personas mayores de 65 años, pensionistas y con autonomía física y mental, que cobran rentas bajas, que no les permiten pagar el alquiler de un piso, y que prefieren envejecer en compañía.

Todas las peticiones atendidas, vienen derivadas por servicios sociales municipales, y entidades sociales. La Fundación (de ahora en adelante FLLC) es la arrendataria de las viviendas, y los residentes aportan una cuota a la FLLC, en función de su nivel de renta, y como máximo un tercio de su pensión. Entre todos los residentes de una vivienda, también se hacen cargo de los gastos de suministros. Por lo tanto, los residentes se hacen cargo de la sostenibilidad parcial del proyecto, con sus aportaciones.

Tanto si la persona aspirante, entra en un hogar ya creado, como sí en aquel momento se crea uno de nuevo, se formaliza un contrato con la FLLC y se firman unas normas de convivencia vinculantes. Cuando un residente pierde su autonomía, junto con servicios sociales les ayudamos y acompañamos a buscar las alternativas posibles y más adecuadas a su nueva situación.

Para llevar a cabo el proyecto, la FLLC cuenta con el siguiente equipo de trabajo: 1 directora. 1 educadora social. 1 coordinadora de voluntariado y el apoyo de un equipo de personas voluntarias.

La educadora social realizará la atención directa de las personas, y visitará los hogares cada 15 días para velar por su bienestar, garantizar la igualdad en el reparto de tareas, y detectar cambios en su salud (emocionales o funcionales). El voluntariado, reforzará la atención para mantener la buena convivencia, una vez a la semana. Los hogares también disponen de un voluntario de mantenimiento, para realizar pequeñas reparaciones.

Actualmente la FLLC gestiona 9 hogares distribuidos en Barcelona. Y durante el mes de marzo, se ha firmado un convenio con dos entidades más, para replicar el modelo en la ciudad de Badalona.

El proyecto se lleva a cabo desde hace 16 años como una opción de vida. Formar parte de una comunidad, compartir y tomar decisiones conjuntamente, permite combatir la soledad y repercute de manera positiva en la salud de las personas en todos los niveles.

El Premio irá destinado a pagar los gastos de mantenimiento, reparación y compra de mobiliario, para los hogares que gestionamos, para que los residentes puedan continuar viviendo en las mejores condiciones posibles.

Entre los gastos previstos, se incluyen reparaciones y mejoras en los hogares, desde el cambio de un grifo, la instalación de una mampara de un baño, el cambio de encimera de una cocina, hasta la renovación de mobiliario por envejecimiento (compra de colchones, lavadoras o neveras). Acciones que no puede realizar el voluntario de mantenimiento.

Reconocimientos obtenidos
2013: La Casa de las Ideas. Ayuntamiento de Barcelona. Por dar respuesta a una doble necesidad social: paliar los riesgos de las personas mayores y dinamizar el mercado de la vivienda.
2016: Premio de Innovación social. Obra Social La Caixa. Un reconocimiento al importante esfuerzo que hacen las entidades sociales aportando soluciones innovadoras a problemas, y transformando la evolución de los valores sociales.
2018:
El INAP (Instituto Nacional de la Administración Pública), incluye el modelo de convivencia compartida en un repositorio público como buena práctica innovadora.
Accésit en los Premios de la Fundación DomusVi a la categoría profesionales del sector.

Fundación Privada Llars Compartides

Todo comenzó de la mano del Sr. Agustín Gómez Passolas el año 2003, una persona mayor jubilada, inquieta y preocupada por los problemas de acceso a la vivienda para las personas mayores. Con el fin de encontrar soluciones a este problema, creó un grupo de investigación con miembros de la Asociación Conex , una entidad de personas mayores voluntarias de promoción del envejecimiento activo, de la que fue fundador y Presidente. De este grupo, emergió el concepto del hogar compartido.

Trabajamos desde hace 16 años para mejorar la calidad de vida de las personas mayores, con un modelo de envejecimiento en compañía. Creamos entornos familiares con un modelo participativo de convivencia. Un hogar compartido donde las personas puedan convivir y ayudarse. Ofrecemos una solución que responde a los retos de envejecimiento, de acceso a la vivienda y de soledad no deseada.