MalaHome

Dream Nepal es una ONGD fundada en 2015 que tiene, como objetivo general, atender las necesidades de la población infantil de Nepal que tiene a sus padres en prisión. Cabe aclarar que la pobreza estructural del país, la deficiente política penitenciaria, la falta de servicios sociales y la idiosincrasia de la propia sociedad, prácticamente obligan a las mujeres que, cuando por cualquier delito cometido, deben ingresar en prisión, deban tener a sus hijos con ellas. Esta práctica, que es recomendable hasta que los niños tienen tres años, es totalmente no recomendable a partir de esta edad e incluso prohibida por la ONU, debido a las carencias de todo tipo que los niños sufren y a las influencias que reciben y que pueden llevarlos, en un futuro, no sólo a la marginación sino también a la delincuencia, la prostitución o la drogadicción. Es por ello que nos marcamos la misión de rescatar de la cárcel a estos niños, inocentes de cualquier posible delito que puedan haber cometido sus padres, para proporcionarles, siempre sin dejar de mantener un contacto regular con sus madres, un hogar seguro en el que dispongan de una correcta alimentación, atención sanitaria y psicológica y apoyo educativo que les garantice un correcto desarrollo psicosocial.

Para conseguir este objetivo, desde 2016, estamos desarrollando el Proyecto MalaHome: la gestión de diferentes casas de acogida que disponen de las instalaciones adecuadas donde proporcionar a los niños y niñas acogidos, la asistencia y la educación que mejoren la higiene, la sanidad física y psicológica, la alimentación y la atención educativa y recreativa, en un ambiente seguro y libre, en el que se promueven los Derechos Humanos, la igualdad de género y se respetan los derechos del Niño.

En Julio de 2016 abrimos la primera de las casas, MalaHome 1, con capacidad para dieciocho niños, en agosto de 2018 abrimos la segunda de las casas, MalaHome 2, con capacidad para diecisiete niñas y en enero de 2020, abrimos la tercera, MalaHome 3, con capacidad para diecisiete niñas más. En este sentido, hay que aclarar que esta segregación de niños y niñas se debe a que la legislación sobre casas de acogida en Nepal prohíbe que niños y niñas duerman en la misma casa. Para llevar a cabo el Proyecto trabajan a tiempo total o parcial veintiuna personas de origen local.
Para desarrollar el Proyecto MalaHome, la actividad está dividida en cinco programas:
• Programa de infraestructura: mantenimiento de las casas y los huertos.
• Programa de salud: mantenimiento de la buena salud física y psicológica de los niños acogidos. Incluye vacunaciones, revisiones médicas periódicas, oftalmológicas y odontológicas.
• Programa de alimentación: mantenimiento de una correcta alimentación para el desarrollo psicosocial de los niños. Incluye suplementos alimenticios cuando los niños llegan de la prisión con desnutrición.
• Programa de educación: relativo a la escolarización reglamentaria de estos niños y su educación complementaria. Incluye clases de repaso y otras actividades educativas y deportivas.
• Programa de integración social: relativo a llevar a cabo las acciones necesarias que permitan el conocimiento del medio, su sociedad y costumbres que permita a los niños una buena integración social. Incluye visitas a sus madres, salidas culturales y lúdicas y conocimiento del barrio y la ciudad.


Dream Nepal

https://www.dreamnepal.org

Dream Nepal es una ONGD fundada en 2015 que tiene, como objetivo general, atender las necesidades de la población infantil de Nepal que tiene a sus padres en prisión. En Nepal, muchos niños y niñas con una edad de seis, ocho, diez o doce años permanecen en la cárcel cumpliendo condena junto a sus madres convictas sin que ellos hayan cometido delito alguno, viviendo en un ambiente hostil y careciendo de la alimentación, la asistencia médica adecuada y la escolarización necesaria para su desarrollo psicosocial. Dream Nepal, de acuerdo con sus madres, les rescata de la prisión y les proporciona un hogar, alimentación, asistencia sanitaria, educativa y psicológica, las mismas oportunidades y derechos que tienen los demás niños, mientras ellas cumplen su condena, con la intención de ofrecerles la oportunidad de construir un mejor futuro personal y de su comunidad.