Una oportunidad para Abdurhaman

Abdurhaman es un adolescente de 15 años que vive en Adama, en la región de Oromía (Etiopía). Su padre murió, su madre está enferma y es VIH positiva. Abdurhaman tiene diagnosticada una escoliosis grave con una curvatura superior a los 40º.
El Adama Hospital Medical College (AHMC), nuestro partner en la región de Oromía, no dispone actualmente de capacidad para realizar este tipo de operación por la falta de medios existentes en la región. Por otra parte, la familia de Abdurhamam vive en situación de pobreza y no dispone de recursos para costear una cirugía en otro país.
La Fundación Clavel tiene como uno sus objetivos en 2021 realizar la cirugía de escoliosis de Abdurhaman, que sería intervenido por un equipo médico liderado por el Dr. Pablo Clavel y el Dr. Sebastien Charosky. Debido al elevado coste de esta operación, dada su complejidad y su postoperatorio, esta intervención quirúrgica se llevará a cabo en España (Madrid), para darle una oportunidad de futuro a Abdurhaman y su familia.

En Etiopía, y por extensión en la mayoría de países de África del Este, existe un elevado número de casos de pacientes con deformidad espinal con predominio de deformidad congénita de inicio temprano, y también un número significativo de niños con deformidad espinal post tuberculosis que tienen discapacidades graves. Existe una demanda enorme y no cuantificable de operaciones de cirugía relacionadas con la escoliosis. Además, los pacientes con este tipo de deformidades que no puedan ser intervenidos tendrán una esperanza de vida mucho más corta.
Según diferentes estudios 3 de cada 100 personas sufren algún tipo de escoliosis. Los estudios revelan que la escoliosis más común es la idiopática y puede ser hereditaria. En el continente africano se mantiene la misma prevalencia. Se estima que la población afectada por escoliosis en Etiopía podría ser de 3,3 millones.
La  escoliosis  idiopática suele manifestarse en la adolescencia y tiene tendencia a progresar hasta el término del crecimiento físico. La mayoría de las escoliosis se detectan entre los 10 y 12 años. Pero la deformación empieza entre los 5 y 8 años.
En algunos países la sanidad la cubren instituciones públicas, aunque para complementar la oferta existen también hospitales y clínicas privadas. Sin embargo, la falta de medios hace que muy pocos hospitales cubran este tipo de intervenciones tan complejas, lo que supone que la mayoría de estos pacientes acaben desarrollando de adultos una discapacidad que puede llegar a ser grave.
Culturalmente, en algunos países de África la escoliosis es percibida como una maldición y una enfermedad causada por la hechicería o la magia, lo que deja a estas personas en una situación muy vulnerable.


FUNDACIÓN CLAVEL

https://www.fundacionclavel.org

La Fundación Clavel trabaja para acercar la neurocirugía allí donde su implantación es una necesidad urgente, colaborando de forma solidaria con hospitales de países en vías de desarrollo para mejorar la calidad de vida de sus pacientes y fomentar el estudio de enfermedades relacionadas con patologías de la columna.
Actuamos en países de África del este, principalmente en Etiopía, situados por detrás del puesto 100 en el en el Índice de Desarrollo Humano elaborado anualmente por el UNDP (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo).
Para ello, la Fundación cuenta con diferentes programas para llevar a cabo su misión. Por un lado, las misiones médicas a países en vías de desarrollo, en las que participan voluntarios (médicos y profesionales sanitarios) que se desplazan a hospitales en vías de desarrollo y desde 2021 un programa para traer a niños y adolescentes que sufren escoliosis grave a operarse en España.