Mejora de la salud ocular de la población rural de inhambane (Mozambique)

Ojos del mundo se ha propuesto crear una unidad móvil de atención ocular que complete la atención oftalmológica que ofrece actualmente el sistema público de salud en la provincia de Inhambane (Mozambique).

Añadido al trabajo de fortalecimiento de la sanidad mozambiqueña que Ojos del mundo lleva a cabo desde el año 2003, con la capacitación de profesionales locales, la creación y dotación de unidades oftalmológicas y la revisión del alumnado para garantizar el rendimiento escolar, la Fundació garantiza la accesibilidad a revisiones oculares y correcciones ópticas de las personas más vulnerables, especialmente mujeres y niñas, de las comunidades rurales más remotas de la provincia.

Concretamente, a través de este proyecto, Ojos del mundo, pretende equipar un vehículo con los equipos y materiales necesarios para la atención óptica de la población de los 14 distritos de la provincia. Está previsto que, en un año, se revise a 4.200 personas y se faciliten 1.400 gafas, en el 60% de los casos a mujeres y niñas.

La unidad móvil de atención ocular estará gestionada por la asociación de mujeres AMODEVI, que se encarga desde el año 2016 del taller de óptica en el distrito de Vilankulos (el primero gestionado por una asociación de mujeres en África Subsahariana) y que funciona de forma sostenible y con resultados positivos. Por ejemplo, en 2019, con el montaje y la venta de las gafas la entidad consiguió un beneficio equivalente al 20% del total de los ingresos.

Apoyando, capacitando y empoderando a las mujeres de esta entidad en el funcionamiento técnico y la gestión de la unidad móvil se pretende perseverar en un modelo sostenible de atención ocular, que contará también con la implicación y el apoyo de los técnicos oftalmológicos de la Dirección Provincial de Salud de Inhambane para la realización de las graduaciones.

El proyecto se completa con actividades de sensibilización como la divulgación de mensajes en los medios de comunicación locales, utilizando las lenguas de cada lugar, que permitirán acercar la información a las personas más vulnerables. Estos mensajes incluirán contenidos sobre hábitos básicos de salud ocular, detección precoz y prevención de las principales patologías y cuestiones de género dirigidas a la población de cada uno de los distritos de la provincia. Las actividades las realizará la red HOPEM, Homens pel Mundança, con experiencia en la formación en masculinidades inclusivas y arraigada en el territorio. Este conocimiento y empatía con el entorno facilitará la aceptabilidad del proyecto por parte de la población y, también, que promueva el incremento de la atención óptica en aquellos distritos que ya cuentan con técnicos oftalmológicos de forma permanente.

En definitiva, el proyecto prevé contribuir a la promoción del derecho a la salud de la población de la provincia de Inhambane y favorecer un acceso equitativo a la atención ocular de acuerdo con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles, los acuerdos internacionales y los planes de salud del país, a través de la eliminación de barreras: por un lado, geográficas, que dificultan el acceso de la población a la atención ocular (entre ellas las dificultades para desplazarse y financiar los costes del traslado) y, por otro lado, sociales, vinculadas con los roles de género en las familias, que hacen que las mujeres no puedan acceder a la atención oftalmológica en igualdad de condiciones que los hombres; rompiendo el pernicioso círculo entre pobreza, discapacidad y pobreza.

Este proyecto incluye buenas prácticas ambientales, con una gestión sostenible de residuos y una baja huella de carbono y, además, tiene en cuenta la situación de crisis sanitaria derivada de la COVID-19 y contempla medidas para evitar la propagación del virus.


Fundación Ojos del mundo

Ojos del mundo es una entidad sin ánimo de lucro que trabaja desde 2001 para que las personas con deficiencias visuales y sin recursos económicos de los países más vulnerables puedan recibir atención oftalmológica de calidad por parte de sus servicios locales de salud. Y lo hace creando redes de atención ocular integrales e integradas en los servicios públicos de salud: revisando y tratando las patologías, capacitando a los profesionales locales, realizando actividades de prevención y detección precoz y dotando los centros de salud.
Contribuye, por lo tanto, a que no existan personas innecesariamente ciegas, devolviéndoles su autonomía, la capacidad de trabajar, de estudiar y atender a su familia; haciendo efectivo el derecho universal a la visión y garantizando la consecución de los ODS de Naciones Unidas.
Asimismo, Ojos del mundo sensibiliza a la opinión pública de nuestro entorno respecto a las deficiencias en la sanidad básica de aquellas zonas.

Inicio