Arrupe, un hogar cura.

Las personas que viven en la calle también enferman. Vivir sin un techo, no tener recursos para comprar medicamentos ni conservarlos supone un consumo mayor de recursos sanitarios, produciéndose la hospitalización en un 30% más de casos que en la población en general.
No disponer de un sitio para alojarse afecta el disfrute de otros derechos humanos: derecho a la salud, al empleo, a la igualdad de trato, a la seguridad. Los determinantes sociales de la salud, según la OMS son las circunstancias en que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen. Encontrarse en una situación sin hogar no significa sólo carecer de un domicilio, significa no tener una red de apoyo, ni social ni afectiva, no contar con recursos mínimos económicos, ni con un espacio de seguridad.

Los efectos de vivir sin la seguridad y protección de un hogar provocan huellas destructoras en la salud de las personas que lo sufren. El 59,6% de este colectivo presenta síntomas depresivos (el 31% ha intentado suicidarse) y el 37,4% tiene alguna enfermedad crónica (Encuesta a las personas sin hogar, año 2022, 19 de octubre, INE).

El sistema de Salud está pensado para las personas con un sistema de vida normalizado, con una vivienda (lugar seguro) donde recuperarse. Vivir en la calle y seguir un tratamiento es muy complicado. En este sentido, se da una relación entre la carencia de vivienda y el aumento de la mortalidad de las personas sin hogar, cuya esperanza de vida se sitúa entre los 42 y los 52 años y la tasa de mortalidad es 3 veces superior a la de la población en general. Una mortalidad prematura principalmente asociada a cuadros médicos crónicos.
Los periodos de convalecencia de las personas sin hogar son en la calle, una situación demoledora para estas personas. El Proyecto Arrupe busca paliar esta carencia, al ser un recurso centrado en la atención a personas sin hogar con problemas de salud crónico. Un “hogar” en el que puedan recuperarse tras recibir el alta hospitalaria. Un recurso convivencial que promueve la atención integral, dirigida a la mejora de la salud, de un colectivo extremadamente vulnerable.

Desde el año 2009, la Fundación Padre Garralda-Horizontes Abiertos viene acogiendo en Arrupe a personas sin hogar que padecen una enfermedad o acaban de salir de un ingreso hospitalario y necesitan un HOGAR donde recuperarse y recibir los cuidados adecuados que requieren su vulnerabilidad y dependencia física para lograr su inclusión social.
Su objetivo es favorecer su recuperación mediante una acogida integral y proporcionarles las herramientas necesarias para su reinserción social:
• Mejorar la salud y el bienestar de las personas sin hogar
• Adquirir hábitos de autocuidados para consolidar su recuperación física y emocional.
• Alcanzar un sentimiento de pertenencia al grupo mediante el fomento de las relaciones interpersonales.
• Favorecer la construcción de una red de apoyo.
• Mejorar la autonomía de la PSH, promoviendo la recuperación de las Habilidades Sociales perdidas, para una inserción social.
• Fomentar y desarrollar el autoconcepto de una manera positiva, contribuyendo a la autodeterminación y al ajuste identitario (regularización administrativa personal, social, acceso a prestaciones, orientación para el empleo cuando sea posible).
• Asegurar la continuidad de la vivienda, una vez terminada su convalecencia, en coordinación con otros recursos y evitar volver a su situación de calle. Es decir, provocar un impacto duradero en el tiempo.


Fundación Padre Garralda Horizontes Abiertos

La Fundación, de ámbito nacional, lleva 46 años dedicada a la integración social de las personas más vulnerables y en exclusión social severa, generando y potenciando otra oportunidad para un proceso de cambio basado en la confianza, el respeto y la ilusión: mujeres con hijos con múltiples vulnerabilidades, presos sin recursos ni familia, personas sin hogar enfermas y/o convalecientes, personas con adicciones y refugiados de guerra. Nuestro propósito es proteger, ayudar, potenciar y acompañar a estas personas.
Atendemos y cuidamos a más de 2.000 personas al año, siempre desde la defensa y promoción de los derechos humanos.

https://www.horizontesabiertos.org

 

Scroll al inicio