Residencia de Mayores de Moratalaz, gestionada por Fundación Santa Lucia.

La actividad de la Fundación se desarrolla en Madrid, en un edificio situado en la calle Luis de Hoyos Sainz, 196 (barrio de Moratalaz), propiedad de Cáritas Diocesana de Madrid. En dicho edificio se presta atención residencial, integral e individualizada, de forma general a personas mayores de 65 años, validas o asistidas, que precisan de cuidados y que no cuentan con los medios suficientes, y siempre personas con necesidad de apoyo.

La Fundación ofrece 70 plazas residenciales: 35 son administradas directamente por la Fundación y los 35 restantes están concertadas con la Comunidad de Madrid. En 2022 se renovó el Acuerdo Marco de la Comunidad de Madrid que estará en vigor hasta 2026.

El acceso a las 35 plazas administradas por la Fundación se realiza previa solicitud por parte de los técnicos sociales de Cáritas Diocesana de Madrid, que derivan casos que conocen en su intervención con familias en situación social de exclusión social y vulnerabilidad.

Los requisitos de acceso son flexibles. Únicamente se exige que la persona haya solicitado el reconocimiento de dependencia, que tenga una edad igual o superior a 65 años y que presente la documentación necesaria para la valoración de su

situación personal. En todos los casos, si bien existe una cuota económica que deben abonar mensualmente los residentes, la misma se adapta a las posibilidades de cada persona.

Las solicitudes son evaluadas por una comisión de valoración formada por la dirección y la trabajadora social de la Residencia, con el asesoramiento de la médico de esta.

La residencia cuenta con una congregación religiosa que colabora en diversas labores de la residencia, y sobre todo asumen el acompañamiento espiritual de los residentes, especialmente en los últimos momentos de la vida, atendiendo tanto al residente como a los familiares.

El voluntariado que colabora con la Fundación es fundamental para lograr la “Misión y Valores de Cáritas”. Hemos conseguido después de pandemia, volver a mantener un numero estable de voluntarios, entorno a los 35, que colaboran fundamentalmente en labores de acompañamiento a los residentes y ayuda a los técnicos para las actividades de ocio que se desarrollan en la residencia.

La Residencia abre todos los días del año, 24 horas diarias. Los servicios y actividades ofrecidos se mantienen a lo largo de todo el año y son los siguientes:

· Intervención individual: sanitaria (enfermería y médica), social, fisioterapia y terapia ocupacional.

· Diagnóstico global reflejado en un Plan de Atención Individualizada.

· Intervención grupal: actividades diarias de ocio o terapéuticas.

· Intervención individual: área social y área de fisioterapia.

· Encuentro con las familias.

· Alojamiento en habitación individual. la Residencia cuenta con 7 habitaciones dobles, previstas para matrimonios o unidades familiares, hermanas, por ejemplo.

· Manutención adaptada a las necesidades de cada residente.

· Eucaristía diaria siempre que se tenga sacerdote, o liturgia de la palabra.

El Centro cuenta con la preceptiva autorización administrativa de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid (Resolución nº 1917 de 11 de julio de 2007) y con la autorización sanitaria de funcionamiento de la Consejería de Sanidad (Resolución de 02 de julio de 2021).


FUNDACIÓN SANTA LUCÍA

La Residencia Mayores de Moratalaz está gestionada por la Fundación Santa Lucía (FSL), organización sin ánimo de lucro constituida en 1940 como Institución Benéfica para la realización de fines de interés general.

Según los estatutos fundacionales, los fines de la Entidad son “La asistencia e inclusión social de la tercera edad y discapacitados físicos, psíquicos y sensoriales, que no tienen medios suficientes para cubrir, por sí mismos, sus necesidades vitales.”…”Todo ello deberá realizarse de conformidad con el espíritu del Evangelio y la Doctrina Social de la Iglesia, e inspirado en las actividades y objetivos de Cáritas Diocesana de Madrid.”

La realización de los fines de la Fundación Santa Lucia se llevan a cabo a través de la Residencia, cuyo edificio perteneciente a Cáritas Diocesana de Madrid, empezó sus actividades en 2002.

 

Scroll al inicio